Bonansa y su entorno

En el corazón de la Ribagorza Románica

Bonansa, pequeño pueblo del pirineo aragonés situado a 1200 m. de altitud entre los valles de Arán, Boí, Benasque e Isábena, con una población  aproximada de 65 habitantes, dónde se sigue manteniendo la ganadería como actividad principal.

En Bonansa y su entorno se puede disfrutar de excepcionales paseos a pie, a caballo y en bicicleta por senderos señalizados que discurren entre frondosos bosques de pinos y hayas, con impresionantes vistas a las cumbres más altas del pirineo.

Los bosques de la zona también nos permiten disfrutar de su abundante riqueza micológica.

Los equipamientos del pueblo son: Piscina municipal, Pista de tenis, Telecentro (Wifi) y un pequeño bar-restaurante dónde se puede saborear la gastronomía de la zona.

 

Su ubicación estratégica permite disfrutar de una variada oferta de Naturaleza, Deporte, Cultura y Ocio.

Naturaleza:

  • Parque Nacional de Aigües Tortes i Estany de San Maurici.
  • Parque Natural Posets-Maladeta (dónde se encuentra el Pico de Aneto)
  • Tranquilos paseos por los valles de la zona: Arán, Boí, Benasque, Isábena, Baliera y Ribagorza

Deporte

  • Estaciones de esquí próximas:
    • Cerler (a 45 min.)
    • Baqueira-Beret (a 45 min.)
    • Boí-Taüll (a 30 min.)
    • Llanos del Hospital. Esquí Nórdico. (50 min.)
  • Deportes de aventura: descenso de barrancos, rafting, escalada, parapente, BTT, etc.
  • Hípica.
  • Caza y pesca.

Cultura y ocio:

  • Románico del valle de Boí (Patrimonio de la Humanidad) y del valle del Isábena.
  • “Fira de la Xirella”, fiesta que se celebra el tercer domingo de octubre para mantener la tradición de la elaboración de embutido típico de la zona hecho con arroz y tripa de cordero.
  • Ferias de Todos los Santos que se celebran en diferentes pueblos de la comarca a principios de noviembre.